Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
134/Los niños en la playa

134/Los niños en la playa

He visto tantas veces jugar a los niños en la playa. Tantas como olas que se nutren de viento y luna. Los niños se zambullen en las aguas superficiales, sacuden la monotonía de un tiempo que se repite. Amar es dejar de amar. Con los brazos abiertos compito...

Leer más

133/Duele el odio

133/Duele el odio

Ten en cuenta, amor mío, que el dolor es efímero. A mi casa, me dices, la abraza el sol siempre que puede. La vida no duele porque sí, te explico. El placer consiste en volver la mirada a la oscuridad que emana de la caricia. Duelen los ahogados del Mediterráneo,...

Leer más

12/Anotaciones/Encarna

12/Anotaciones/Encarna

La noche del martes recibí un whatsapp de Gabi. En él me informaba de la muerte de Encarna. No sabía si seguíamos teniendo relación pero creyó conveniente informarme. Se lo agradecí. Llevábamos más de treinta años sin vernos. Fue una amiga decisiva en...

Leer más

11/Anotaciones/Mañana

11/Anotaciones/Mañana

Es tan fácil distorsionar las rutinas, incumplir los horarios, acotar el tiempo de la felicidad... Pero no me hago mala sangre. Es algo que he ido aprendiendo con los años: será la serenidad que permite el hacerse viejo. Comprendo los enfados de César...

Leer más

124/Agua de luna

124/Agua de luna

Al resguardo, dentro de casa, me siento protegido de los embates de la borrasca. La tormenta sacude los batientes de las ventanas que iluminan el alma con flores ajadas y sin perfumes pero que conservan todo el resplandor de la primavera. En el olivar...

Leer más

10/Anotaciones/El precio de la luz

10/Anotaciones/El precio de la luz

El pequeño dios Aznar convoca a sus acólitos más incondicionales a una conferencia organizada por FAES (Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales), aunque yo no vea ninguna capacidad intelectual en el expresidente para analizar algún estudio...

Leer más

132/La destrucción de lo previsible

132/La destrucción de lo previsible

Nadie puede prometerte que seguirás vivo mañana. De ti depende que aproveches cada hora del día. No se puede prometer un mañana de felicidad eterna, continua. Porque el ciclo de la existencia exige el sacrificio de la rutina, la destrucción de lo previsible....

Leer más

123/El botijo

123/El botijo

Mamem me regaló un botijo negro en 1985. Tenía veintidós años. Era joven. Y estaba enamorado. Comenzaba a imaginar cómo sería mi vida cuando fuese libre. Rotas las ligaduras, desanudadas las ataduras, nada me amarraría a la dársena de lo previsible. El...

Leer más

1 2 3 4 5 6 7 8 > >>