83/Incendios en Galicia

Publicado en por carlosmanrique.over-blog.es

El día se hace noche. El invierno, verano. Ascienden por la ladera gritos roncos, como ramas secas. Gritos que ensordecen, que hacen enmudecer las alas de la vida. Todo es desolación alrededor, allá donde los ojos se posen se convierten en ceniza, en rescoldos inútiles. Carcasas de cuerpos envolventes, en perenne escalada hacia el cielo convertidos en teas humeantes, en escalofríos de muerte. La noche se ilumina con gritos. Nunca son suficientes los gritos. Como las víctimas. Una hecatombe silenciosa, un holocausto demasiado visible desde el cielo, desde la entraña de la tierra, desde los brazos del mar. El verano ha devenido arena de desierto, pavesa incendiara de la estepa seca. Pobres cuerpos mutilados, entregados a la gangrena del fuego. No habrá paraísos en el mañana: solo tierra infértil, improductiva.

Comentar este post