88/La gente común

Publicado en por carlosmanrique.over-blog.es

A la gente común, la que se gana el pan con el sudor de su trabajo cuando trabaja, de lo que sea y donde sea, por un mísero salario, debe resultarle muy difícil entender la violencia verbal esgrimida en el congreso sesión tras sesión. No parece plato de gusto oírse -y hacerse llamar- corrupto, mal gobernante, orador pésimo, delincuente y otros apelativos tan condescendientes, a no ser que el discurso parlamentario sea un extracto de una pieza de vodevil que todavía no conocemos en su totalidad. A la gente del común, esa que vota a uno u otro partido, no sé si consciente o inconscientemente, debe de andar perpleja ante la aparente aporía de que el número 170, mientras Euclides o Pitágoras no demuestren lo contrario, es menor que 180, de modo que la política del consenso se revela más necesaria que nunca.

Comentar este post