89/Alcalá del Júcar

Publicado en por carlosmanrique.over-blog.es

Un personaje de Murakami se refiere a la vejez como un tiempo de renuncias y despojos, en el que el individuo deviene en un ser enajenado, frío como el oro o la plata. Esta tarde hemos llegado a Alcalá del Júcar. Y he vuelto a emocionarme ante el espectáculo irreal de una Naturaleza que estamos destruyendo entre todos, de manera más o menos consciente. Hemos caminado junto a la ribera del río Júcar entre un bosque cercado por el páramo y la roca desnuda. ¿Somos páramo y roca desnuda, o esas copas que se alzan efímeras por conquistar hasta el último rayo de sol? Esa sería mi teoría acerca del envejecimiento. No darse por vencido, seguir emocionándose ante la Belleza, pelear por las causas justas hasta desfallecer. Se puede renunciar al oropel del deseo pero no a la almendra de la vida.

Comentar este post