96/El poema

Publicado en por carlosmanrique.over-blog.es

El poema quedará escrito sobre la mesa. Manchado por la blancura del amanecer. Pocos se acercarán a mirarlo, a tocarlo, mucho menos a leerlo. La incoherencia del poeta es enfrentarse al lenguaje, al dominio de la incertidumbre. La belleza yace por el fango del desinterés, por el muladar de la pobreza intelectual. La poesía se ha vuelto narcisista: el poeta ha creado un metalenguaje que solo parece concernir a él mismo. Y tal vez, también, a su soledad. A esa otredad que lo aleja de la estela de lo que fueron sus pasos. Has dejado de zaherir a los difuntos, de transgredir el tiempo con el estilete de las palabras que nombran al mundo. Están solos los poetas. Y también lo están los que todavía conservan la esperanza de legar la felicidad a los que llegan, justo antes de que el amanecer decline.

Comentar este post