97/El hombre de Tordesillas

Publicado en por carlosmanrique.over-blog.es

Desde que tengo memoria, en esta villa de Tordesillas, hemos celebrado nuestras fiestas patronales corriendo a un hombre, elegido a concurso. Organizamos un encierro bajando por las empedradas calles hasta las fértiles vegas del Duero, donde se acorrala sin piedad al humano. Los toros más insolentes son los primeros que alancean a la víctima por un costado o una pierna. El olor de la sangre y el gemido del dolor excitan nuestros instintos más animales. El humano no tiene escapatoria; rodeado por una jauría de toros valerosos, la lidia va a dar comienzo. El humano rueda por el suelo, es precipitado al aire, a las aguas rojas del río; se le patea y se le cornea hasta el último aliento. Así lo marca la tradición. Esta es nuestra historia. Y yo soy su último cronista.

Comentar este post