98/Rita

Publicado en por carlosmanrique.over-blog.es

¡Ay!, Rita, Rita, hoy quisieras esconderte en Kalutara, como antes lo hiciste entre visillos turbios, como turbios eran los asuntos públicos que tú administrabas con villanía. Así que no te quejes a santa Rita porque te quitan lo que no es tuyo: el honor, la decencia, el decoro... No se puede vivir tapando lo vuestro y recibir al Papa, cuando para la Iglesia y buena parte de tus conmilitones, tú no formas parte de la comunidad de fieles cristianos. Qué pena el derroche, los barracones, la falta de higiene en los hospitales, la de maestros en los colegios. Parece mentira que vuestra soberbia durase tanto, Rita, pero ya ves que todas las ratas terminan cayendo, tarde o temprano, en los cepos de la justicia, sin necesidad de tormento alguno. ¡Ay!, Rita, qué caloret debes estar pasando, allá lejos, en Kalutara.

Comentar este post