99/Descivilizar a los jóvenes

Publicado en por carlosmanrique.over-blog.es

Que París bien vale once mil misas es lo que debió de pensar José Ignacio Werg al quitarse de en medio e irse a vivir su historia de amor a la ciudad que alumbró un siglo de luces para Europa. Resulta paradójico que un tipo como el ex ministro de Educación se retire a un lujoso exilio donde los actos desmantelan el sentido unívoco de las palabras. Dónde se prenderá este esforzado paladín de las libertades la escarapela revolucionaria es algo que no acierto a imaginar. Los políticos, pero también los que viven a la sombra del poder, han pervertido la realidad a fuerza de eufemismos, que no siempre consiguen tapar las vergüenzas de los impostores. Más que mejorar la calidad del sistema educativo, la contrarreforma del señor Werg viene a descivilizar a los jóvenes.

Comentar este post