110/Esperanza

Publicado en por carlosmanrique.over-blog.es

Había una vez una malvada sátrapa que contaba pasos en la Gran Vía de Madrid. La vi sola en medio de la avenida. Me recordó a las feas y malogradas prostitutas de la calle Montera. Hay gente que no tiene ni sentido del ridículo ni de la decencia. Esperanza seguirá siendo rana, batracio, reptil, serpiente, alimaña sobreviviente a tantas broncas batallas políticas, a la espera del beso reparador del príncipe que le devuelva el trono, es decir, la satrapía con que seguir alimentando la cuenta B de los negocios particulares de su entorno. Esperanza no es la protagonista de un cuento de hadas sino la encarnación del horror más cierto que la desesperanza de las clases populares ha permitido gobernar la satrapía desde tiempos inmemoriales. Parece ser que el usufructo le da derecho de servidumbre.

Comentar este post