131/La flor de la alegría

Publicado en por carlosmanrique.over-blog.es

La mano dibuja la flor de la alegría en el folio en blanco

del invierno. La mano busca el perfil de la ausencia

para seguir recordando a los que ya no están aquí.

La casa permanece abierta a todos, como un barco

que prosigue su ruta por aguas recónditas, lejanas,

como faros que apenas si alcanzan a iluminar la costa.

La mano dibuja el perfume de la alegría en la tristeza

que se esconde bajo las sábanas que ya no suspiran.

La mano tienta el latido de todas las campanas

que han enmudecido antes del alba. Te crece

el corazón como la masa de un pan que cueces

lentamente bajo las brasas de todo el amor

que pudiste darles sin esfuerzos ni premeditación.

La mano dibuja una mano que guarda un secreto.

El enigma es fácil de descifrar y no requiere

de cartas de navegación para arribar a puerto con la mañana.

De azules, de sonidos que atraviesan la muerte, perdura

en la memoria la belleza que retorna como la ola a la playa.

 

Comentar este post