127/Una escalera

Publicado en por carlosmanrique.over-blog.es

Dame una escalera que quiero subir al cielo. No me disuadas de que lo intente. No me da miedo la altura, mucho menos el riesgo de vivir soñando. Préstame una escalera que necesito, como Ícaro, acercarme al sol y respirar la libertad que siempre sonríe a los valientes. No me preocupa desafiar las leyes físicas, que me tomen por loco. La escalera tiene peldaños, latidos que ascienden como lluvias de geranios. En el estribo de la vida, el vértigo me desnuda de miedos, de cadenas que amarran labios y promesas al mástil de lo imposible. Necesito saber que puedo intentar la huida: escapar de lo cotidiano, hacer posible lo imposible. Me gusta subirme a la escalera y sentarme en el alero de las nubes. Plantar un bosque entre las estrellas. Soñar por qué se muere mientras se espera alcanzar la felicidad un día.

 

Comentar este post