136/Los lamentos del koto

Publicado en por carlosmanrique.over-blog.es

 

 

 

Estás a tiempo de inventar -otra vez- el mundo.

Nunca es demasiado tarde para volver a ponerse en pie

y caminar. Solo necesitas un poco de amor

para intentar cambiar lo que no te gusta de la vida.

-La injusticia, la maldad, el egoísmo-. Estás tan cerca

de la verdad que, de pronto, es como si hubieses muerto.

O mejor, como si hubieses regresado, como Perséfone,

a la primavera donde florecen los sonidos del jengibre.

Basta ya de seguir escuchando los lamentos del koto.

Tu vida está fuera de los límites del recuerdo.

Tu muerte no pone en duda la frontera del olvido.

Estás atrapado en la belleza de un sembrado de azafrán.

Dejas que flote en el viento la semilla de cuanto amaste.

-La solidaridad, el respeto, la verdad-. Nunca debes aceptar

lo inaceptable. -La podredumbre, la corrupción, el latrocinio-.

No es demasiado tarde para poner en pie una revolución.

Es preciso seguir ahondando en esta felicidad

que nunca, nunca se olvida de los que se quedan fuera.

 

Comentar este post